‪‪Medicamentos fotosensibilizantes

  Los medicamentos fotosensilizantes son aquellos que combinados con la luz UV del sol son capaces de producir una lesión en la piel. Estas lesiones se manifiestan como eritema, vesículas, ampollas, eccema, edema, picor,...

Esta fotosensibilidad puede darse de dos tipos: fotoxicas o fotoalérgicas

Las reacciones más frecuentes son las fototóxicas y no afectan al sistema inmunológico. Esta reacción se produce en personas expuestas a una dosis alta de medicamento fotosensibilizante unido a la radiación solar. Normalmente, la reacción fototóxica produce lesiones que tienen la apariencia de quemadura solar exagerada, con sensación de ardor y formación de microvesículas o bien de urticaria. La reacción aparece de forma inmediata o trancurridos unos 30 minutos, aunque puede variar de un individuo a otro dependiendo de las diferencias en la absorción y metabolismo, el grado de pigmentación de la piel y el grosor de la misma, además de la variabilidad genética.

Las reacciones fotoalérgicas se deben generalmente a medicamentos que se aplican sobre la piel. Nuestro cuerpo absorbe la energía solar y comienza una reacción fotoquímica. Esta reacción es menos común que la fototóxica y se presenta en personas con una determinada predisposición. Puede provocarse incluso con dosis bajas del medicamento fotosensibilizante asociado a la luz solar. La reacción fotoalérgica se manifiesta de forma similar a la dermatitis de contacto, con erupción eccematosa, edema y prurito intenso. Los síntomas se notan entre 12 y 72 horas después de la exposición al sol. La reacción se produce en la superficie expuesta al sol, aunque con el paso del tiempo puede extenderse.

Esta fotosensibilidad suele desaparecer tras la suspensión del tratamiento, aunque puede dejar manchas en la piel

¿Qué medicamentos son fotosensibles?

Aunque se trata de una larga lista seguro que te suena alguno. Para eso, vamos a poner algunos ejemplos:

- Antihistamínicos: cetirizina, loratadina

- Antiulcerosos: omeprazol, ranitidina

- Anticonceptivos orales: estradiol, etinilestradiol

- Antibióticos: ciproflloxacino, azitromizina, doxiciclina

- Corticoides: hidrocortisona

- Hipolipemiantes: atorvastatina, simvastatina

Para consultar toda lista pulsa aquí

¿Qué medidas preventivas puedo tomar?

  • Sigue los tratamientos farmacológicos de acuerdo a las indicaciones de tu médico. Es conveniente que le informes sobre tu estilo de vida y si vas a exponerte al sol.
  • Siempre que sea posible, y si solo es necesario que tomes el medicamento una vez al día, es mejor que lo hagas por la noche para que la concentración del principio activo fotosensibilizante sea menor en el momento de exponerte a la luz solar.
  • Nunca suspendas un tratamiento sin consultarlo previamente con el especialista, pero puedes preguntar a tu médico si es posible interrumpir el tratamiento temporalmente (por ejemplo en las vacaciones de verano) o sustituirlo por otro medicamento que no provoque las mismas reacciones.
  • Utiliza un fotoprotector con un elevado factor de protección solar de amplio espectro.
  • Aplícate el fotoprotector cada dos horas, y siempre tras el baño, sobre todo en las zonas más sensibles o expuestas como el rostro, los hombros, o el escote.
  • Evita exponerte al sol en las horas centrales del día (de 11 de la mañana a 5 de la tarde), usa ropa, sombrero y gafas de sol para protegerte. Y, por supuesto, no utilices cabinas de bronceado artificial.
  • Si observas una lesión en la piel consulta inmediatamente con un profesional sanitario para que confirme o descarte si se trata de una reacción asociada al medicamento y te indique cómo tratarla.